miércoles, 6 de julio de 2011

EL HOMBRE SABIO

Hace unos días estuve con un sabio.

A sus 84 años aun mantiene un espíritu alegre, innovador, deseoso de desafíos e incansable.

Ha sido, y es, una persona bastante conocida, pero permitidme no desvelar su identidad. Lo conocí por un tema laboral, y no deseo mezclar excesivamente las cosas.

De todas formas, lo que si voy a hacer es escribir una de las anécdotas que me relató, pues acabé entusiasmado con su presencia, y querría compartirla con quién se acerque por aquí. Él me contaba:

“Un día, casi a punto de acabar mis estudios, mi padre se sentó a hablar conmigo de hombre a hombre y me dijo:

-Hijo mío, hay tres formas de arruinarse en la vida:

La primera, con las mujeres. Será la más divertida.

La segunda, con el juego. Será la más apasionante.

Y la tercera, con los técnicos (arquitectos, ingenieros…). Será la más segura.

Así que vamos tú y yo, a ponernos a salvo de estos últimos, tal como te voy a decir ahora…”


Cuánta experiencia y sabiduría…

2 comentarios:

Teresa, la de la ventana dijo...

Paquito, hermoso, no es justo que nos digas primero "es una persona bastante conocida" y luego te calles como una puta, que se suele decir. Eso es pura crueldad con tus lectores...

Deduzco, por lo leído, que no eres ingeniero... ¿O no eres tan sabio?

Paco Principiante dijo...

Lo que soy es bastante irónico, y lo que más gracia me hizo es precisamente eso, que soy ingeniero técnico.
El resto que deduces es cierto, no soy nada sabio.
Lo siento, la próxima vez no diré que es conocido (conocido no es, ni por asomo, famosillo...)...