lunes, 18 de julio de 2011

CUESTIÓN DE GUSTOS

Unos parientes me han traido una longaniza de una villa aragonesa que está para chuparse los dedos.

Otro motivo más para saborear el pueblo.

2 comentarios:

Jesús Miramón dijo...

Pero bueno... ¡Yo pensaba que Aragón era un pañuelo, pero tendré que ampliarlo!

Bonito pin. Un abrazo.

:-)

Paco Principiante dijo...

Sí, vamos a dejarlo por ahora en mantel... (plan cachirulo)

Un abrazo.